martes, 16 de diciembre de 2008

Cumpleaños concentrados

Se concentraron estos días todos los cumpleaños. Parece que en mi familia hay una cierta predilección por el mes de diciembre. Uno se da cuenta entonces de cual es la importancia de las felicitaciones. Es simplemente el que lo recuerden a uno, que lo tengan presente unos segundos en el reloj mundial, por encima de las cosas cotidianas. No los regalos, sino eso, el sentimiento que espanta a la soledad, es lo importante.

Por eso sienta tan bien que suene el teléfono y nos sienta tan mal, en cambio, que suene con el sonido de las cosas que no hacen ruido. Por eso tiene mi calendario, aquí delante, un montón de círculos en los días señalados. Esos días en los que la mutua compañía de los otros con uno y uno con los otros cumple un año más.