lunes, 26 de enero de 2009

Diario de viaje (10)

(Domingo 28 de diciembre 2008)

Hoy hemos dedicado el día a subir unas cien cajas de revistas que estaban en el sótano. Ha sido una ardua tarea que ha acabado pasándome factura irreversiblemente. Me duelen tanto los brazos que se me hace difícil incluso escribir estas líneas porque me pesa el bolígrafo tanto como un yunque. Hubo que llevarlas, además, al container de papel con el coche en pequeños dosis. Al final se han quedado un montón en el garaje para ir llevándolas en cada viaje que hagamos.
Sólo tengo ganas de meterme en la cama y dormir. Dormir y dormir. Y es raro en mi, porque nunca tengo esa necesidad de acostarme. Ni siquiera después de un esfuerzo físico. Debo estar incubando algo, pienso.
Bajo a Barcelona. La casa sigue en su sitio y me paso la tarde tirado en el sofá viendo pasar películas, una detrás de otra sin enterarme de mucho.
Mañana tendré pendiente un montón de cosas en la oficina después de tantos días fuera.