miércoles, 4 de febrero de 2009

Concierto en Lleida (2)

Para el concierto, cosa inusual, dispusimos de un piano. Estaba perfectamente afinado y, aunque eso significaba que Kyke tocaría en algunos temas de espaldas a mi, decidimos utilizarlo. Cuando llevas tanto tiempo tocando juntos las miradas son muy importantes porque se adivinan ahí los acordes, una parada improvisada o un estribillo que, en el último momento, decidimos que hay que repetir. Pero todo salió bien.

Hace tiempo que me compré esta Fender acústica. No es de gama alta ni mucho menos, pero tiene un previo muy bueno (el previo es lo que permite que puedas enchufar la guitarra para que suene por el equipo de amplificación) y siempre la suelo utilizar. Así, si le doy un par de golpes, (o tres, cosa que suele suceder) no me duele tanto como cuando se lo doy a una de las que utilizo para grabar.

(Fotos de Cristina Catarecha)