martes, 5 de octubre de 2010

Fauna urbana (1)

Por las calles del barrio de Gracia siempre me cruzo con un hombre mayor que va en bicicleta. Es uno de esos tipos que no le hacen caso a la edad y presume de que su final será, sin lugar a dudas, con las botas puestas.
Siempre va, como digo, en bicicleta, arrastrando un remolque casero lleno de porquerías y trastos. Pero lo que más llama la atención es que siempre va haciendo la bocina con la boca. Tiene, además, un repertorio surtido de sonidos para ello, desde el “ring, ring”, clásico hasta el claxon de coche antiguo.
Todo un espectáculo.