miércoles, 25 de mayo de 2011

¡Felicidades Bob!

Cómo no va a felicitar uno a alguien que le ha reportado tantas satisfacciones. No sólo en lo musical, sino también, sobre todo, en lo espiritual. “Blood On The Tracks” me sacó de un bache, por ejemplo. Canciones que demostraban que había más gente como tú, que sentía lo mismo, que sufría por lo mismo.
Cuando cantaba aquello de “…nena, eres una estúpida” en “Idiot Wind” a uno le volvía la autoestima, cuando sonaba “Tangled Up In Blue” parecía que Bob contaba mi propia historia, aunque uno no hubiera estado nunca haciendo de maderero en Delacroix… Y así todas y cada una de las canciones del disco. Y de todos los discos.
Gracias a Isabel, la que fue mi profe en aquellos años complicados, descubría a Dylan. Desde entonces hasta hoy. Sus 70 años son los míos aunque yo no los tenga aún. ¡Felicidades Bob!