miércoles, 15 de junio de 2011

Perdido

Abrí el estuche donde se suponía que estaba el DVD, pero no estaba. Al principio me quedé perplejo, porque pensé que se había caído por alguna parte del estuche. Al tratarse de una caja con cuatro discos, me imaginé que estaría entre las páginas del libreto… pero no.

Casi nunca pierde uno nada, así que la sensación era muy desagradable. Poco a poco, primero tímidamente y después con verdadera angustia, empecé a abrir los estuches cercanos, a revisar una por una todas las cajas, por si se hubiera traspapelado. No hubo éxito. Después hice memoria. ¿Cuándo fue la última vez que lo vi? ¿Qué otro cd estaba escuchando? Pero nada, por más esfuerzos no pude acordarme.

Finalmente lo di por perdido. Tantos traslados, tanto movimiento genera siempre alguna víctima. Si está entre los discos acabará apareciendo el día menos pensado, sino… pude verlo antes de sus desaparición…