miércoles, 1 de junio de 2011

Tiempo, tiempo, tiempo….

Como el conejo de “Alicia en el país de las maravillas”, veo pasar las agujas del reloj sobre un cielo de nubes que corren veloces por el cielo.
Ya estamos en junio, la mitad del año, vuelve el calor sofocante que tan poco me gusta, las noticias de los telediarios con los termómetros como titular.

El hombre del tiempo ha dicho que esta semana bajarán un poquito las temperaturas, pero que enseguida se recuperará el sol con cara sonriente, como en los dibujos infantiles.

La gente se ha puesto ya los pantalones cortos, los restaurantes dan rienda suelta a los desbocados aires acondicionados y uno se tumba en la sala, pasando las páginas de un libro, mientras por la ventana intenta colarse un viento sahariano con falsa vocación de brisa marina.
Junio, prólogo de julio, antesala de agosto, sala de espera de un septiembre con lluvias que espero con impaciencia.