martes, 12 de julio de 2011

Otra tanda

Desde ayer estamos trabajando de nuevo en el disco de MG. Uno siempre espera el momento con ilusión, porque ver crecer las canciones desde cero, es como criarlas, alimentarlas, hasta que vuelan por si solas.
Esta vez, aparte de grabar las voces de lo que ya hay, hemos decido sacarle un poco más de punta al lápiz e intentar sacar algo entre los dos.

Para ello he vuelto a hacer una inversión en el estudio. Unas cuantas máquinas más y, sobre todo, eliminar aparatos que ya no uso. Se quedan en casa por que ya forman parte del museo particular de uno y porque nadie ya daría ni un euro por una colección de racks de efectos de los ochenta. Eso sí, el día que esos sonidos regresen –porque regresarán- estarán a punto.