jueves, 18 de agosto de 2011

El calor

La canícula está apretando. Cuando uno tenía esperanzas de que la temperatura fuera agradable y no llegara el calor sahariano, los termómetros se han envalentonado y han empezado a subir y subir...
Se hace difícil ponerse a hacer cualquier cosa, hasta escribiendo suda uno, sólo por mover los dedos…