jueves, 4 de agosto de 2011

Fiesta de los números

Los de los sorteos no hacen vacaciones. Faltaría más. Qué iba a hacer uno si se quedaran congelados esos números mágicos que, sin duda, cualquier día me permitirán edificar ese estudio de grabación soñado, comprar esa casita con vistas al mar y a la montaña o tener esa Gibson que dibuja uno sólo en sueños…