jueves, 29 de septiembre de 2011

Afilando el lápiz

Estos días raros se ha puesto uno a escribir todas las tardes con dedicación. No levantar la vista del ordenador es la única manera de avanzar con el libro…