viernes, 9 de septiembre de 2011

El candado

El otro día se rompió el candado de la moto. Se quedó puesto y uno lo miraba pensando qué demonios iba a hacer ahora. Al final tuve que coger el coche para ir a trabajar, para volver después con la caja de herramientas.
Conseguí abrirlo… pero no diré cómo lo hice. ¡No hay que darles pistas a los cacos!