martes, 27 de septiembre de 2011

Mariposas

Se colaron en casa muchas mariposas. Pequeñas y marrones, que revoloteaban por el salón, por el pasillo, por el dormitorio...
Creí que habían entrado por la ventana, procedentes de la calle. Pero luego entendí que no, que eran las mariposas que me salían del estómago cada vez que veía a M.

Y siguieron volando por la casa, pero ahora que sabía su procedencia se habían transformado. Eran de vivos colores.