martes, 25 de octubre de 2011

Recortes

Los enfermeros de la UVI han colgado un cartel en el que se dice que desde hace días están trabajando tres horas gratis para poder atender bien a los enfermos.

No puede uno por menos que solidarizarse con ellos. Unas personas que cuidan a sus semejantes como lo hacen ellos, con esa dedicación, deberían tener un estatus profesional de lujo. Cuidan de la vida de los demás, de gente que está en situaciones límite, algo que no es agradable y que exige tener una humanidad especial.

Un país que recorta en sanidad y educación será en el futuro un país de enfermos y de analfabetos, no lo olvidemos. Todos vamos a estar en un hospital antes o después. Ahora es el momento de estar a su lado.