martes, 18 de octubre de 2011

…y leyendo más

Los libros han seguido acumulándose sobre la mesa. Me han llegado tantas novedades, la navidad se adelante cada vez más, que es imposible prestarles a todas la debida atención que se merecen. “Para la jubilación”, pienso siempre cuando soy incapaz de detenerme en un ejemplar porque tengo que echarle un ojo al siguiente.
Cuando sea un anciano y no tenga nada más que hacer que pararme delante de unas obras o ver pasar la vida delante de una ventana, tendré muchas páginas que leer.