jueves, 10 de noviembre de 2011

Lluvia de otoño

Ha seguido lloviendo sin pausa. Dos días seguidos en que uno no sabía si coger el paraguas o la escafandra. Desde el estudio, con la guitarra en las manos, parecía que la inspiración andaba volando por ahí. Me senté a esperar, no fuera que me pillara yendo a buscar un vaso de agua o en el lavabo. Pero no apareció, sólo unos cuantos garabatos en la libreta y un par de acordes sin mucho sentido. Pero la lluvia me relajaba y seguí allí un rato más.