viernes, 23 de diciembre de 2011

¿Y el calvo?


Sigo mirando las listas de la Lotería. ¿Cómo es posible que no me haya tocado ni lo puesto ni lo quitado? Menos mal que ha estado repartido… eso dicen siempre, quien no se consuela…