jueves, 12 de enero de 2012

El hombre, ese desconocido

El hombre es una especie deplorable. Ha utilizado su capacidad de pensar, ese privilegio que es un regalo, para ser cruel y estúpido. Qué otra especie sino, se permite someter a los animales y convertir en mascotas a bichos que están tan ricamente en su habitat natural, para luego tirarlos por al váter o abandonarlos de cualquier manera. Qué otra especie hubiera inventado unas máquinas para recorrer el desierto haciendo ruido y destrozando el medio ambiente por una absurda carrera. A quién sino se le puede ocurrir fabricar máquinas con ruedas capaces de alcanzar los 300 kilómetros por hora y dedicarse a recorrer un circuito, vueltas y vueltas, corriendo un riesgo absurdo y contaminando con el combustible innecesariamente... Pues eso. Hay días en que uno no debería sentarse a ver las noticias sino quiere deprimirse.