lunes, 23 de enero de 2012

Escribir


Uno no sabe muy bien por qué escribe. Un día se puso a ello y ya está. Supongo que hay una parte de descubrirse a sí mismo. Sucede que cuando nace una canción o un texto, por mucho que se haya pensado antes, acaba siendo otra cosa. “Las canciones me pueden” decía alguien hace mucho tiempo, y yo no sabía de que hablaba hasta ahora. Se ha puesto uno a escribrir esto sin saber muy bien como acabar y, de pronto, ya hay cinco o seis líneas escritas…