lunes, 9 de enero de 2012

Impulsarse hacia delante


Pues parece que se acabaron las fiestas. El día comienza con mensajeros haciendo cola frente a la puerta de la oficina. Algunos traen felicitaciones navideñas que se habían quedado perdidas por algún rincón y que van, diretamente, al cubo de reciclaje. Nota uno cierta pereza en el personal. Llegan pocos mails, se ha parado todo un poco, pero estoy seguro de que la gente está tomando aliento para impulsarse hacia delante.
Este año será duro, dice el bueno de Mariano, que ya está preparando su discurso para detallar por qué no va a poder cumplir todo lo que prometió en su campaña electoral. Tranqui, Mariano, a mi no me tienes que explicar nada… yo nunca te creí.