jueves, 26 de enero de 2012

Sin palabras

Hoy es uno de esos días en los que no sabe uno que escribir. Como en tantas ocasiones… Sólo unas líneas apresuradas cuando todavía no se asoma el sol por la ventana. Eso sí, he visto el mar de noche viniendo a trabajar, una masa de agua hipnótica llena de tiburones nocturnos…