lunes, 20 de febrero de 2012

Doctor Faith

En tiempos de crisis, de paro, de problemas económicos, da gusto encontrar un disco como éste titulado “Doctor fe” y que rebosa optimismo. Christopher Cross ha sido siempre una de mis debilidades. Hace años que compro sus discos, que llegan a España con cuentagotas y en copias limitadas. Una vez que se venden es raro que las tiendas los vuelvan a traer. Siempre están sus clásicos, pero sus nuevos trabajos desparecen sin dejar rastro.
Así que, cuando el otro día de madrugada escuché un par de canciones de su último álbum por la radio, me fui corriendo a ver si lo encontraba. Y efectivamente, estaba, pero como siemrpe tan sólo dos copias en la tienda.
Sonido espectacular y cristalino, arreglos de alto voltaje y un Cross que cada vez toca mejor la guitarra. Además, para mi sorpresa, toca con una Fender Eric Johnson –Johnson y él son amigos, y el guitarrista toca en el álbum- igual que la mía.
El disco no lo he escuchado entero aún cuando escribo estas líneas, pero las seis primeras canciones son suficientes para darle un sobresaliente. Sólo la primera canción ya vale todo el álbum, pero el resto es tremendo también. Uno de esos discos que hacen que uno se acuerde de repente de por qué la música le cambio la vida. Cuando todo parecía perdido…