lunes, 12 de marzo de 2012

Persianas


El otro día, justo cuando se estropeó una de las persinas de casa, una empresa de persianas me envío una propuesta de enlace con esta web. No acepte. No por nada, sino porque esta no es una página comercial. No hay anuncios, es simplemente un diario. 
Pero me hizo gracia esa coincidencia. 
Tampoco va uno a llamarlos para que vengan a arreglar esas láminas que se ha  descolocado por el viento. Se subirá uno a la escalera con unos guantes para no cortarse y lo intentará solucionar. Eso sí, si no lo consigo, siempre tendré a quién recurrir.