lunes, 9 de abril de 2012

Hora H.

Los niños no fueron al colegio la semana pasada. Sin embargo, en la escuela se dejaron encendida la sirena que anuncia cuando empiezan y cuando terminan las clases.
Y era curioso oír la llamada a las aulas en un patio vacío. Parecía una de esas películas de terror en la que una bomba nuclear ha borrado a la población de un plumazo.
Uno se iba guiando por aquellos sonidos para desayunar, hacer una pausa en la oficina o, simplemente, para cerciorarse de la hora.