lunes, 28 de mayo de 2012

¿Amigos?


Me lo encontré por la calle. Hacía mucho tiempo que no nos veíamos, así que le pregunté cómo le iba. Desde el principio lo noté incómodo, como si se hubiera parado a hablar conmigo por obligación. Me contó que estaba trabajando en un estudio, que la cosa iba bien. Hace unos años fuimos compañeros de clase, sacamos nuestro título a la vez y éramos bastante amigos. Le pedí su dirección de correo para enviarle unas canciones mías, no para que hiciera nada comercial con ellas, sino por ponernos al día de lo que hacía cada uno. Me dio una dirección falsa. En cuanto me devolvieron el mail me di cuenta. La verdad es que me pareció un poco absurdo. La próxima vez que me lo encuentre, siempre hay otra vez, no me pararé. Yo, por lo menos, prefiero no estar por obligación con quien no quiero estar.