martes, 1 de mayo de 2012

Justicia poética


Que los dos másters del universo del fútbol fallaron dos penaltis decisivos, no es más que una cuestión de justicia poética. Nadie es infalible y las mieles del éxito sólo han valido, esta vez, para lamerse las heridas.