viernes, 4 de mayo de 2012

La lista


Sigo haciendo la lista de las cosas para vender en el mercadillo. Miro los discos y las revistas, imposibles ya de mantener por cuestión de espacio. Algunas cosas ni siquiera han salido del plástico que las envolvía cuando se compraron y, casi todo, está muy cuidado y en perfecto estado. Como el cambio será siempre a mejor, no me da pena deshacerme de tantas cosas. Es más, yo creo que respiraré un poco sabiendo que no tendré que moverlas de aquí para allá constantemente. Es como aquel caracol, siempre con la casa encima.