viernes, 18 de mayo de 2012

La próxima, Bruce


Probablemente a estas horas Bruce estará diciendo “Hola Barcelona”. Aunque ya tenía decidido que no iba a ir al concierto, es en esos momentos cuando uno piensa en coger la moto y plantarse en el Estadio sabiendo que para hoy aun quedan (bastantes) entradas. Bruce me ha dado grandes alegrías en la vida y también grandes tristezas cuando no he podido verlo porque me he quedado sin entradas –¡aquel acústico del Tívoli!-, pero siempre están ahí sus canciones para alegrar un día o consultar algún sentimiento que uno no puede identificar.
También es cierto que no están las cosas como para pagar una entrada de ese precio y también es verdad que, de un tiempo a esta parte, no he conseguido disfrutar de los conciertos en estadios. No sé, algo sucede cuando lo que veo son unas pulguitas dando saltos a miles de metros. Me pasó con Police, con Roger Waters, con Coldplay y con U2, pese al hiper montaje sideral que llevaban. Pero Bruce juega en otra liga. Sigo comprando sus discos, coleccionando sus conciertos piratas y haciendo acopio de libros, incluso escribo sobre él en alguna revista, pero esta vez no estaré allí. Pero bueno, nuestro reencuentro será glorioso, estoy seguro.