martes, 12 de junio de 2012

Día de verano (que aun no es) y de calor (que no está).


Cuando se llena la imaginación de humedad,
cuando el tiempo cambia de rumbo
sin previo aviso.
Por sorpresa
asoma una nube gris,
esperanza de lluvia,
chaqueta de fondo armario,
botas de cuero
resfriado
sandalias con calcetines
y cúmulos grises prendidos con alfileres
sobre el cielo azul
y el mar
de color indescriptible.