lunes, 4 de junio de 2012

La Feria


Hacía mucho que uno no pisaba una feria como las de antes, con sus caballitos, sus coches de choque, sus puestos de algodón de azucar y sus bocinas compitiendo con el puesto de al lado.
La verdad es que para mis oídos hiper sensibles fue como un shock encontrarse con todo eso de golpe, pero en fin, todo sea porque los niños suban a tres o cuatro atraciones. Ellos lo disfrutan verdaderamente.
El caso es que acabé haciéndome una foto con el monstruo del tren del terror y estornudando por culpa de las gramíneas del parque, que andan revolucionadas estos días. Lo que viene siendo la feria en estado puro, vamos…