lunes, 11 de junio de 2012

Mmmm...


Odio hablar de la crisis, odio hablar de los remedios que pone el gobierno para atajarla, odio hablar de la Comunidad Europea haciéndonos el favor del siglo prestando dinero… Porque entonces uno se pregunta para qué están sino los organismos oficiales, para qué sirven los gobiernos si no es para ayudar a los ciudadanos que los han elegido, para qué demonios pertenecemos a una comunidad que vela por los intereses de sus miembros…