lunes, 18 de junio de 2012

Replanteamiento


Se acerca uno peligrosamente a las 600 entradas de este blog. Esa ferrea disciplina autoimpuesta, que un día me llevó a escribir, se ha mantenido a lo largo de los años sin descanso. Quizá sea este un momento para tomarse una pausa y replantearse cómo seguir. La verdad es que, de un tiempo a esta parte, noto que la cosa no da mucho más de sí. Estaciones: primavera, verano, otoño, invierno… es un ciclo que se repite robando el tiempo y con textos muy similares. Cierto que la vida cotidiana es esto, un pequeño bucle, una línea recta que súbitamente sorprende con picos, hacia arriba o hacia abajo. 
No sé, tal vez sea la llegada del verano, con el calor, que hace más dificil pasarse las tardes delante del teclado poniendo ideas en la pantalla o contando cosas que, al final, se pierden en el cable infinito de la red… Pero también creo que un blog sin actualizar es un absurdo, un estanque de aguas que acaban contaminándose y del que nadie bebe. Por eso, ha llegado la hora de plantearse la cuestión. En ello estoy.