miércoles, 1 de agosto de 2012

Crisis… de imbecilidad


Entré en la panadería y dije buenos días tres veces. La gente me miraba con cara rara, pero nadie contestó. Deduje, claro está, que no debían ser buenos días para nadie