lunes, 13 de agosto de 2012

Todos los caminos llevan a ti


En el terrado de casa. M. tomando el sol. Yo, discretamente en la sombra, mirándola de reojo para que no se entere. Recorriendo sus curvas, contando las marcas olímpicas del bikini, el perfil de una piel oculta sólo por una minúscula tela. Es lo único bueno del verano, que la ropa se queda en el armario y uno sueña constantemente con sobrevolarla a besos bajo los rayos del sol… y alguna nube furtiva