jueves, 27 de septiembre de 2012

La sonrisa del gato

Cuando acaba el verano siempre escucho a La Sonrisa del Gato. Era un grupo de amigos de Gijón. No llegaron a grabar el primer disco, pero tuvieron una larguísima trayectoria. Primero como Distrito Postal, después Distrito y finalmente La Sonrisa del Gato. Guardo las maquetas en casete, aunque por seguridad ya están pasadas a Cd. Cualquier día me animo a arreglar un poco el sonido aquel en el estudio…
Y digo que me traen recuerdos, porque cuando uno volvía al norte de vacaciones iba a su local todos los días a verlos ensayar. De Nano, su guitarrista, aprendí un montón de cosas que ahora están en mi forma de tocar, es indudable. Y es por eso que hoy los escucho, cuando parece que asoman nubes que anuncian el final del calor.