lunes, 17 de septiembre de 2012

Reciclaje

Ayer vi pasar un coche por la calle. En el asiento de atrás iba un chico joven que se parecía asombrosamente a mí hace unos años. Era en aquel tiempo en el que la familia salía a hacer excursiones e íbamos de allá para acá. Qué tiempos, pensé. Quizá es que mi propia vida ha empezado de nuevo en otro lugar. Ya se sabe, la vida es un círculo que empieza y acaba en el mismo sitio. Podría ser que no somos tantos poblando el planeta, después de todo, sino que somos los mismos que vamos renaciendo una y otra vez viviendo otras vidas que, en realidad son la misma. Dan escalofríos sólo de pensarlo…