jueves, 4 de octubre de 2012

Los enanos

Hace casi un año que en la autopista de Lleida casi nos matamos con un hierro que había en medio de la carretera. Acudió la policía para dar parte, el personal de mantenimiento de la autopista me ayudó incluso a cambiar la rueda, que explotó.
Todos me recomendaron que denunciara, que tenía toda la razón en reclamar que la autopista –de pago- no estaba en condiciones.
Pues bien, hoy he sabido que Fomento en Lleida desestima la reclamación. Sólo me queda ir vía judicial en Madrid y, si pierdo, pagar los costes derivados de la denuncia. Y casi me aseguran que está perdido.
¡Ah, cada día este país me sorprende más!… pero un día los enanos se rebelarán contra Gulliver…