miércoles, 24 de octubre de 2012

Números

Los números de teléfono sin nombre son como un sudoku maléfico. Es imposible saber a quién corresponde. Cierto, basta con marcarlo y esperar a ver quién contesta pero, ¿Y si es aquella persona con la que dejaste de hablar? ¿Y si es aquel tipo con el que discutiste? ¿Y si es aquella ex olvidada? A veces es mejor borrarlos, como se tachan los días pasados en un calendario.