lunes, 5 de noviembre de 2012

Contrastes

Desde la moto, parado en un semáforo, vi a un hombre que venía andando por la acera. Se paró delante de una papelera y rebuscó en su interior. Encontró una arrugada bolsa de patatas fritas, la abrió y comenzó a comerse los restos que quedaban. 
Al otro lado de la calle, dos tipos conversaban tranquilamente. Uno de ellos llevaba un iphone en la mano y se le cayó al suelo. Parecía que había ocurrido una tragedia. Los dos miraban la pantalla para comprobando los daños, mientras uno de ellos se echaba las manos a la cabeza.
Un contraste entre las cosas importantes que duró diez segundos, un parpadeo del semáforo de rojo a verde y todo volvió a la velocidad habitual.