martes, 6 de noviembre de 2012

Líneas paralelas

Si uno sigue escribiendo estas líneas cada día es, sin duda, por una marcada tendencia romántica. Aficionado a las causas perdidas, siempre he creído que escribir, comunicarnos, es lo único que nos queda para sentirnos un poco más libres.
Eso no quita que muchas veces, sobre todo en esta última temporada, uno haya pensado en dejar que este blog desaparezca. Sin hacer ruido, tal y como apareció. Cosas como que blogger te juegue malas pasadas, que los textos no se pueda ver en según que servidor le dan a uno, a estas alturas, una pereza tremenda. ¿Debo ponerme a investigar las causas? No soy informático, no sé de estas cosas, simplemente quiero sentarme a escribir. Si la herramienta no funciona, pues adiós, hasta la próxima, y no pasa nada.
Siempre lo digo y acabo escribiendo, como ahora.