viernes, 7 de diciembre de 2012

Fiesta

La verdad es que uno ha evitado casi siempre estos días de puente, los de fiesta. Incluso algunos domingos le sorprenden a uno haciendo reseñas de libros, maquetando, pensando en cómo resolver este o aquel problema de trabajo… ¿Nacidos para sufrir? Puede ser, pero la suerte es que aún me gusta lo que hago y, sobre todo que, pese a Wert, (y de momento) lo puedo seguir haciendo.