martes, 11 de diciembre de 2012

Nocturno

Ayer repasaba uno las letras del álbum “19 días y 500 noches” de Sabina. Su reedición en un cuadruple vinilo y dvd del año pasado, no había caído en mis manos hasta ahora. Realmente, estamos ante una obra literaria con mayúsculas. Cualquier descarte de ese disco (que vienen en dos vinilos independientes) ya supera cualquier canción de un grupo español actual. Otra cosa sea que el personaje, con sus gracietas y sus bromas se haya convertido en una caricatura de sí mismo, pero no se puede negar lo evidente, y es que nadie borda una letra con tan lujosos acabados. Uno dejó de ser fan después de los 80. Hasta “En Directo”, aquel disco con Viceversa, uno sentía una identificación total con el personaje callejero. Quizá uno, en su adolescencia, vivía en sueños aquella vida nocturna que era pura fascinación por lo desconocido. Pero eran los textos, milimétricamente medidos, los que de verdad iluminaron un camino para mí y para muchos otros que pretendíamos escribir canciones.
Fueron buenos tiempos aquellos, no hay duda. Hoy he podido ver en vídeo uno de aquellos conciertos de la gira “Hotel, dulce hotel”, que en su momento pasó por la plaza de toros Monumental de Barcelona. Qué asalto de la nostalgia cuando Sabina aparece en el escenario con “Güisqui sin soda”… mi canción preferida…